Carta de un estudiante de superior al pueblo de PR


Llamado al pueblo.

Carta al pueblo de Puerto Rico

Indignados, traicionados y sobretodo rabiosos ante la noticia de que las clases son suspendidas y el sueldo con que nuestros mentores alimentan a sus familias queda en el aire. Injusticia, con la que el gobierno nos arrebata nuestro derecho a la educación, a terminar nuestro curso y finalmente a obtener el diploma de escuela superior.

Ciudadanos votantes y no votantes, todos son culpables de igual manera, ya que conociendo, sufriendo y viviendo día a día el creciente malestar social, no se han dignado a por lo menos edificar, conciencias puras y limpias ante esta peste animal.

Juegan los partidos políticos con su pueblo y sustentores, donde el premio va mucho más allá del dinero. Poder es la palabra, y es mucho más peligroso cuando es puesto a prueba. Dos tiranías juegan al ajedrez dentro de una bella casita de mármol, mientras sus peones quedan en la calle; gritando a todo pulmón y marchando en vano.

Ignorancia, miedo e incertidumbre, armas preferidas de “las vacas sagradas” en la crisis que empeora, mientras se desconoce hasta que punto llega la realidad de su existencia. ¿Cual es el valor de una Carta de Derechos? Si, ante una situación tan agravante y dolorosa para los puertorriqueños, la opinión pública carece de validez alguna. Por favor, alguien que me lleve hasta donde se esconde la democracia. Porque no la encuentro en ninguna esquina. Definida como una doctrina que defiende la participación del pueblo en los asuntos importantes del gobierno, cada vez nos alejamos mas de lo que se supone sea y nunca ha sido.

Atrevido y valiente será aquel, que ante la adversidad y calumnias mantenga calma y razón. Hacemos un llamado, tanto al pueblo como a los tiranos; a la cordura, al buen juicio, a la prudencia y madurez en sus actos y decisiones. Somos jóvenes y necesitamos una educación y digno ejemplo de cómo llevar las riendas de nuestro destino por el sabio camino.

Citemos a Hostos en su Tratado de Moral: “Luchar por el derecho no es armarse de una arma mortífera para conseguir, por medio de la fuerza, lo que es categóricamente contrario a la fuerza. Si la humanidad anterior, cuando se trata de la vida general del derecho, ha faltado sistemáticamente al deber de ejercitarlo, hasta el punto de que se haya creado contra el derecho natural, que abarca a todos, un derecho artificial, que privilegia a pocos, necesario es entonces matar con armas homicidas el privilegio consuetudinario que se ha erigido en derecho positivo…”

Estudiante cuarto año , Escuela Superior de Hormigueros

Tomado de: Indymediapr.org

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: