Estimados Representantes

Espero se las esté viendo negras ahora que, finalmente, no le ha sido posible dormir y siente la asfixia y la ansiedad con la que me toca vivir cada vez que llega el fin de un mes. Al menos mis amigos, vecinos, hermanos y yo pagamos: carro, gasolina, peaje, celular, comida, nos endeudamos para poder vivir, trabajamos dos empleos y no le debemos cuentas a nadie más que a nuestros acreedores. Sin embargo usted sí; o acaso se le olvida que es gente como yo la que le llena la barriga en el metropol, que le compra sus trajes de clubman, le paga el colegio católico a sus hijos, le compra zapatos de novus a su señora y le paga a usted para que se pase toda la sesión jugando ajedrez en su laptop.

Mire afuera de su ventana, es esa la gente que sustenta su comodidad. No lo olvide.

Precisamente por esa razón – usted es mi empleado después de todo ¿no?-, es que he decidido llegarme hasta su oficina para recoger lo que me pertenece: las llaves del carro (la depreciación, las carreteras y la gasolina me están clavando), la tarjeta de crédito para la compra de cada hogar en mi comunidad, los tiquecitos para las dietas y, si es posible, de vez aprovecharé para sacarnos una foto juntos -con su cámarita digital, claro- (quiero pegarla en muchas partes de mi casa, no sea que se me vaya a olvidar su cara de aquí a las elecciones).

No me tome a mal, son mis finanzas… no es nada personal, se lo aseguro, estoy más defalcao que el país, pero hay que hacer lo que realmente le conviene a la base del partido, o ¿espera usted que todos nos fastidiemos (por no decir jodamos que es una palabra fea) por culpa suya y de sus barrigoncitos compañeros en el hemiciclo?

Bueno, nada, que debo decirle que voy acompañado de mucha gente y queremos sacarnos una foto grupal.

Espero no tenga inconveniente en recibirnos (y posar con su sonrisa pendeja) y que tampoco se vaya a “jullir” cuando lleguemos. Ahh… y por favor, tenga las cosas a la mano -sé que es difícil desprenderse de lo que se roba y abusa, pero así es la vida-, no nos lo haga complicado que después de un día de trabajo lo menos que uno quiere es esperar más a que usted haga algo por nosotros.

Gracias por un mismisimo carajo, espero el pueblo se lo tale cuando todo esto haya terminado.

Daniel Jimenez Rodríguez
Residente de San Juan

Desde: La Caja de Carton Blog de Ernesto Darien

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: